Consejos para decorar tu mesa en San Valentín

Se acerca una fecha importante para los más románticos. Después de una semana llena de estrés y trabajo, el 14 de febrero es la excusa perfecta para sacar un poco de tiempo libre y dedicárselo exclusivamente a tu pareja.

Chocolate o rosas son los típicos regalos de San Valentín (si quieres alguna sugerencia para regalar, te dejamos aquí cinco ideas originales para regalar en estas fechas) y luego terminar el día con una cena romántica. En vez de salir fuera de casa a un restaurante, ¿por qué no mejor preparar nosotros mismos la velada? De esta forma, la noche será mucho más íntima, con la comida preferida de los dos encima de la mesa.

Por eso queremos daros una serie de sugerencias y consejos para decorar la mesa en un día tan especial y romántica como el de San Valentín. Con estas ideas, os ayudaremos a que quede todo perfecto y podáis olvidaros del resto de preocupaciones diarias y disfrutar completamente de vuestra pareja.

El rojo es el color de San Valentín

A la hora de elegir los diferentes elementos que estarán encima de la mesa, ten en cuenta que el rojo es el color más importante de esta noche especial. Aunque es importante que el rojo esté presente, tampoco te sobrepases colocando demasiadas cosas rojas, porque puede llegar a crear el efecto contrario y que el ambiente quede demasiado sobrecargado.

Por eso, lo más recomendable es que esté presente a través de detalles. Por ejemplo, colocar un mantel blanco con pequeñas notas de rojo o, incluso más fácil, recurrir a un camino de mesa rojo sobre el mantel blanco. El rojo también puede estar presente en las servilletas, bien colocadas dentro de las copas o dobladas sobre los platos.

mesa san valentín

Flores

Las flores, especialmente las rosas, son algo que no puede faltar en un día de San Valentín. En vez de regalarle a tu pareja un ramo, utilízalas como decoración para la mesa. Tienes varias opciones a la hora de incluirlas. Puedes colocarlas como un centro, pero sin que sea demasiado grande para que no moleste a la hora de colocar los platos.

Otra forma de incluir las flores dentro de la decoración de la mesa de San Valentín es simplemente colocando pétalos en diferentes partes. Así, el contraste del color rojo de las rosas con el mantel blanco también quedará muy bonito.

Decoración comestible

Esta idea mezcla la decoración con la parte gastronómica de la cena y el resultado es realmente bonito. Puedes optar, en vez de poner un centro de mesa, colocar un plato grande en su lugar con varios alimentos con motivos románticos.

Un ejemplo muy sencillo de hacer es unos muffins o unas galletas con forma de corazón. Otra opción muy sugerente son unas fresas (el día de San Valentín todo tiene que ser rojo) con chocolate por encima.

Velas

No todo en esta noche se basa en la combinación de colores blancos y rojos. En una cena romántica no pueden faltar las velas para conseguir ese ambiente íntimo que buscábamos al preparar la cena en casa y no en un restaurante.

Con todas estas ideas en mente, ya puedes preparar la cena de San Valentín y pasar una noche muy especial con tu pareja. Olvídate del móvil, del estrés, de las responsabilidades diarias y de todo lo demás y céntrate sólo en disfrutar y pasar un buen rato con quien más quieres. Nosotros ya te hemos dado unos cuantos consejos para la decoración, el resto lo tienes que poner tú.

Categorías

ÚLTIMOS POST